Plan de actividades / Las características de RQ

この投稿文は次の言語で読めます: Japonés

▼Plan de actividades de RQ ▼Las características de RQ


Plan de actividades de RQ

Considerando desde el principio la necesidad de actividades de apoyo a largo plazo seguidas de ayudas urgentes, en RQ tenemos las actividades divididas en 4 fases.

  • •La primera fase (del 13 de marzo a junio): ayudas urgentes, etapa de apoyo a los damnificados>Simposio RQ “RQ hasta ahora y a partir de ahora: hacia la segunda fase de actividades de apoyo”
  • •La segunda fase (de julio a septiembre): etapa de apoyo a los damnificados y a la reconstrucción de la zona catastrófica.
  • •La tercera fase (de octubre a diciembre): etapa de apoyo a los damnificados y a la reconstrucción de la zona catastrófica.
  • •La cuarta fase (de enero a marzo, primer aniversario): etapa de apoyo a la reconstrucción de la zona catastrófica y de regeneración.

En las actividades de apoyo urgente pueden participar los voluntarios temporales y los que no están habitualmente en el lugar de apoyo. Sin embargo, a partir de la segunda fase, se necesita también personal que pueda dedicarse de manera fija a medio/largo plazo a actividades de apoyo a la zona. Por lo tanto, planteamos dar semejante papel a “la escuela naturalista”, que ha demostrado su valía en atención a las regiones despobladas y funciona como centro satélite de medidas contra desastres. Es una opción que nos permite aprovechar nuestras experiencias y redes.
Concluimos las actividades de RQ antes de finalizar el 2011 y fundamos la organización nacional “Sociedad Civil con Personalidad Jurídica Centro de Escuelas de Naturalistas RQ” para respaldar a las escuelas de naturalistas de la zona y llevar a cabo las actividades mencionadas.

 

Las características de RQ

Ayudas materiales, té y charla, baño de pies, distribución de yukatas (vestimenta típica japonesa de algodón), proyecto de biografías orales personales, limpieza de hogares, retirada de escombros, apoyo a las actividades pesqueras… realizamos varias actividades que no se limitan a la actividad de voluntariado convencional.

活動例活動例活動例活動例活動例活動例

 

Aprender sobre el terreno

El manual de instrucciones no sirve en la zona damnificada, donde las situaciones están en constante cambio.。

Intercambio de información completo

Dos reuniones diarias (mañana y tarde) del equipo al completo nos permiten intercambiar información, gestionar el cambio de personal y formar juicios individuales. Allí es donde decidimos los detalles de nuestras actividades, damos por concluidas las que ya son innecesarias y planteamos nuevas si surge la necesidad.

Reducción al mínimo de las reglas

Cuantas más reglas se crean, más controles se necesitan para respetarlas. Las ayudas de apoyo se realizan según las circunstancias y para atender a las necesidades del momento en la zona damnificada. Para eso nos hemos reunido y todo el mundo comparte el objetivo y la información.

Nadie asume la responsabilidad

“Las actividades voluntarias se realizan bajo la propia responsabilidad”. En RQ no existe un organismo jerárquico piramidal, sino que todo el equipo actúa según su propio juicio. Frecuentemente en las ayudas de apoyo se requieren decisiones instantáneas y cada uno se responsabiliza de sus actos. Por consiguiente, podemos ofrecer actividades más bien atrevidas y adecuadas según las circunstancias.

Organización en red ameboide

Aunque se vaya un buen líder de la zona de actividad, no se paraliza la actividad. El personal voluntario se turna cada varios días. Así pues, los huecos los cubren otros voluntarios capacitados, como si fueran una ameba a la que se ha cortado una parte y su organismo se regenerara por sí solo.

Voluntarios para ayudar a voluntarios

Hay voluntarios que no se encargan de las actividades en primera línea sino que sirven de apoyo para que dichas actividades marchen sobre ruedas. Se dedican a la coordinación de tareas, la preparación de comida y otros detalles que se hacen entre bastidores. También es una de sus tareas disponer de autocares entre Tokio y la zona de actividad. Puede que estas tareas no se correspondan con la típica imagen de un voluntario, pero estos “voluntarios para ayudar a voluntarios” son imprescindibles para realizar las actividades de RQ.

Un sitio para cada persona y cada persona en su sitio

No obligamos a todos los voluntarios a retirar escombros pesados. Cada uno hace lo que puede. Aceptamos propuestas como “me gusta charlar”, “soy un buen cocinero”, “soy un buen masajista”, “me gustaría encargarme de lavar pies”, etc. Es decir, RQ ofrece un lugar donde cualquier persona puede participar en actividades voluntarias.

Sin preocuparse por actividades no equitativas

Generalmente, cuando no hay suficiente material de ayuda recogido para la totalidad de la población que espera ayuda, el consejo de bienestar social o la administración se inclinan a pensar que no es justo repartir los materiales existentes. Esto se traduciría en que se podría perder la oportunidad de ayudar o se podrían estropear los alimentos. Así pues, en RQ ni diseñamos de antemano la estructura de las actividades para ser equitativas ni las posponemos, sino que damos prioridad a la movilidad y a la velocidad. Sin embargo, hemos trabajado teniendo muy en cuenta que podemos alcanzar sólo a parte de los millones de damnificados y que se producen situaciones no equitativas entre los que no han recibido la ayuda.

 

¿Cuál será la razón por la que los miembros de las escuelas de naturalistas o de las ramas específicas de la educación medioambiental realizan actividades de auxilio en las zonas damnificadas?

En la primera etapa de auxilio en las zonas damnificadas, se necesitan voluntarios con habilidades de supervivencia porque tienen que salvar a las víctimas a la vez que cuidar de su propio bienestar donde no hay recursos vitales.  En muchos casos, el personal de las escuelas de naturalistas o de educación medioambiental cumple esos requisitos. Ya que las escuelas de naturalistas tienen personal altamente cualificado, con un buen conocimiento del medio ambiente de la zona, en algunos países, a las escuelas de naturalistas se les asigna el papel de centro coordinador de medidas contra desastres naturales.

Los desastres, como los terremotos y los tsunamis, son parte de la naturaleza y, en el campo de la educación medioambiental, pueden ser un punto a considerar en el tema de cómo coexistir con la naturaleza. Los colaboradores de RQ colocan sus instalaciones en aldeas agrícolas y pueblos pesqueros, basándose en la idea de aprender de la sabiduría de convivir con la naturaleza. Por lo tanto, consideramos a los habitantes locales como profesores y a través de su experiencia agrícola, su cultura y sus tradiciones realizamos actividades para revitalizar tanto los pueblos como las ciudades.  Hemos realizado muchas actividades de apoyo a pueblos, complementando el bienestar de sus habitantes con las actividades de las que la administración no se encarga suficientemente.

このエントリーをはてなブックマークに追加
Post to Google Buzz